3 errores que las startups y las PyMES deben evitar

Las PyMEs son muy importantes para la economía de nuestro país. De hecho, la CONDUSEF afirma que generan 7 de cada 10 empleos en México, principalmente en los sectores de fabricación, comercio y servicios.


Las PyMEs y startups enfrentan muchos retos

Por su naturaleza, las startups y las PyMEs enfrentan muchos retos de supervivencia, sobretodo en sus dos primeros años. Algunos de estos retos están fuera del control de los emprendedores pues son factores externos del entorno -la pandemia por COVID-19 es un claro ejemplo-.


Sin embargo, existen también una serie de errores internos que los emprendedores y empresarios suelen cometer y que ponen en riesgo a sus empresas. Desde estructuras organizacionales endebles hasta casos en su contabilidad, a continuación revisaremos 5 errores que las startups y las PyMes cometen comúnmente y que se deben evitar.


1- No hacer planeación

Muchos emprendedores arrancan sus negocios sin tener un plan estratégico. Esto normalmente sucede por dos razones: ya sea porque consideran que la planeación estratégica es solamente para compañías más grandes o porque sencillamente no le han dado prioridad porque tienen que resolver otros mil asuntos relativos a emprender.


Este es un gran error. Sin estrategia, un negocio, del tamaño que sea, carece de la dirección que necesita para ser exitoso. Si queremos trabajar de forma más inteligente y lograr crecimiento con propósito, la planeación estratégica es necesaria.


La planeación estratégica será guía mientras que el negocio crece, manteniendo el curso que lo lleve a lograr sus objetivos a largo plazo. También servirá para asegurarse de que los pasos que da la empresa sea alinean de forma consistente con su misión, visión y valores.


2- No medir los resultados

Ya hemos hablado en otros artículos de lo importante que es medir los resultados de nuestro negocio para poder tomar decisiones de forma objetiva y estratégica con información veraz.


Medir resultados – y hacerlo de forma correcta – nos brinda datos sobre cómo se están comportando las diferentes áreas de una empresa y qué tan lejos o cerca están de alcanzar sus metas particulares, para lograr juntos los objetivos de la empresa.


Es un error pensar que, porque una empresa es pequeña o porque no tiene tantas áreas “formales”, entonces no es necesario medir sus resultados de forma minuciosa. Al contrario, si no medimos, dejaremos de tener visibilidad de nuestros avances, perderemos el control de muchos detalles y finalmente, corremos el riesgo de perder el objetivo de la compañía.


3- Falta de asesoría especializada

Entendemos que en un principio probablemente no haya mucho presupuesto y por eso los emprendedores deciden hacerse cargo de muchas funciones dentro de su emprendimiento. Sin embargo, prolongar el ser “todólogo” durante demasiado tiempo usualmente pone en riesgo la estabilidad de las PyMEs.


El empresario no es -y no tiene que ser- experto en temas legales, fiscales, contables, administrativos, de ventas y de recursos humanos, entre otros. Sin embargo, una empresa, por pequeña que sea, debe tener una correcta gestión en todas estas áreas. Aquella que se descuide comenzará a ser una pata de la que cojeé el negocio.


Por esto, el consejo es que, en cuanto sea posible, se busque la asesoría de profesionales especializados. Esto no debe verse como un gasto. Es más bien una inversión en el negocio, porque un descuido puede generar problemas, multas y hasta juicios que van a terminar saliendo más caros.


Si consideras que tu empresa ha caído en alguna de estas situaciones, tenemos una buena noticia. En OutHand podemos brindarte asesoría y establecer estrategias para que tu empresa tenga los controles necesarios para avanzar hacia su crecimiento. Contáctanos aquí y empecemos cuanto antes.

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo