• Outhand

La importancia de medir resultados

Todo negocio, especialmente aquellos que están en desarrollo, deben ser dirigidos de manera minuciosa para asegurar su éxito y crecimiento. Para dar un buen seguimiento al progreso de una compañía, es importante establecer cuanto antes una estrategia para medir resultados.


Los dueños de PyMEs desean que sus negocios sean exitosos, pero muchas veces dudan sobre cómo medir su desempeño y qué pueden considerar un logro. Además de las mediciones financieras obvias de ganancias y pérdidas, hay otros indicadores importantes para un negocio que determinan su viabilidad, crecimiento y éxito.


¿QUÉ ES UNA ESTRATEGIA PARA MEDIR RESULTADOS?


Se trata de un plan bien detallado que organiza los objetivos del negocio y cómo es que serán medidos. Esta estrategia debe comenzar con el objetivo más amplio que tiene una compañía e irse fraccionando en objetivos más específicos.


Uno de los retos al establecer esta estrategia es seleccionar qué indicadores se van a medir. La prioridad debe ser enfocarse en factores medibles que estén claramente relacionados con el éxito del negocio y del sector. Estos factores se conocen como indicadores clave.


¿QUÉ ES UN KPI?


Los indicadores clave o KPIs son medidas que se usarán para dar seguimiento y evaluar el éxito de un proyecto, un área del negocio, o la compañía en general.

Estos indicadores varían de sector a sector y de empresa a empresa, por lo que es imperativo dedicar tiempo y atención a selección de los indicadores estratégicos que pueden significar el éxito del negocio.


Por ejemplo, una empresa que fabrica bienes de bajo costo y vende en gran volumen podría estar interesada en medir sus tiempos de producción, mientras que otra compañía que fabrica bienes en menor cantidad y con componentes de mayor costo podría decidir enfocarse en la reducción de defectos al momento de la manufactura.


CARACTERÍSTICAS DE LOS KPIS:


Primero, y como mencionamos antes, deben estar relacionados lo más estrechamente posible con los objetivos de la compañía.


Segundo, los KPIs deben ser medibles. Si la medición no se puede aterrizar en un número de forma sencilla, es probable que exista un rango de variaciones o inconsistencias si es que diferentes personas realizan las mediciones.


Tercero, los KPIs deben estar relacionados con aspectos del negocio de los que se tenga control. Por ejemplo, las tazas de interés podrían ser un factor crucial para el desempeño de la empresa, pero no se pueden usar como KPI ya que no es algo que las empresas tengan el poder de modificar.


LOS BENEFICIOS DE LA MEDICIÓN DE RESULTADOS


Parte importante de dirigir un negocio es tomar decisiones de forma objetiva y hacerlo requiere de información veraz. Medir resultados brinda información vital sobre el estado de una empresa al momento, al tiempo que sirve de punto de partida para determinar nuevos objetivos y estrategias para lograr alcanzarlos.


El saber cómo es que se están comportando las diferentes áreas de una empresa es información valiosa en sí misma. Pero adicionalmente, una buena estrategia para medir resultados permite también examinar qué factores disparan cambios de productividad, de eficiencia, de satisfacción y otras variables, para bien o para mal.


Con esta información, los directivos se colocan en una mejor posición para dirigir a la empresa de manera informada, proactiva, estratégica y enfocada en el crecimiento.


Aunque la práctica correcta es desarrollar la estrategia de medición de resultados antes de arrancar actividades, nunca es tarde para empezar. Si tu empresa está considerando establecer una estrategia para medir resultados y no sabes por dónde empezar, nosotros estamos preparados para ayudarte. Puedes contactarnos aquí y trabajaremos en conjunto para asegurar el crecimiento de tu negocio.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo