Mejora continua: La filosofía Kaizen para la productividad

La mayor parte de las metodologías para mejorar la productividad brindan herramientas para tener control y dar seguimiento a los proyectos. Kaizen, término que puede traducirse como “mejora continua”, es más bien una filosofía que ayuda a mejorar constantemente todo lo que se hace. Dicho de otra forma, Kaizen es un estado mental que se puede aplicar en cualquier aspecto de la vida y para cualquier tarea.


KAIZEN: MEJORA CONTINUA


Hablando del entorno laboral, la filosofía Kaizen es una forma de pensar y de organizar las tareas, empezando de forma individual y avanzando hacia los equipos de trabajo y la compañía en general. La idea central es que todas las áreas de la organización deben esforzarse en todo momento por encontrar oportunidades de mejora en su trabajo y sugerir cambios que servirán para ahorrar recursos.


Debe quedar claro que Kaizen no habla de cambiar procesos sólo por cambiar. Se trata de buscar la mejora constante y continua, y los cambios que no conlleven optimizaciones o beneficios, no deberían llevarse a cabo.


¿CÓMO NACIÓ LA FILOSOFÍA KAIZEN?


Kaizen nació en Japón, poco después de la Segunda Guerra Mundial, cuando muchos negocios comprendieron que trabajar del modo en que se había hecho siempre no era la mejor idea, en especial cuando ya existían opciones más modernas y competitivas.


Esta filosofía surgió como un esfuerzo de las compañías para mejorar sus procesos de manufactura y sus prácticas empresariales y, al mismo tiempo, respetar la calidad de los productos fabricados y las habilidades del personal involucrado en su creación.